jueves, 27 de septiembre de 2012

Adios, maldito verano...

Adiós, maldito verano. Te vas llevándote, 80000 hectáreas de monte quemado, por tu poniente asesino y la acción asesina de los que queman el monte y los inducen. Adiós, a tus asquerosos cielos blancos, a los perros días tan largos, que nunca acaban y que empalman con infernales noches tropicales, que me ahogan, entre sudor, insomnio y con monstruos del pasado. Ojala, el otoño, con su cielo gris, su humedad, su aroma y sus hojas amarillas, sirva de bálsamo, para mi alma quemada y para tanta tierra calcinada. Y ojala, pudiera quedarme siempre, entre tus tonos dorados.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Tabarca.

La isla de Tabarca, es un pequeño archipiélago, que se halla en el mar Mediterráneo, a unos 8 km (5 milla náuticas), de Santa Pola (Alicante). Conocida ya, desde época griega, fue repoblada durante el siglo XVII, por refugiados genoveses, de la isla de Tabarka, situada cerca de las costas de Libia y que frecuentemente eran visitados, por sus vecinos moros, que dada la ancestral buena vecindad mutua, entre el mundo árabe y cristiano, acababan los primeros como esclavos de los norteafricanos...
Durante el reinado de Carlos III, la isla fue fortificada, en parte, para evitar las visitas inesperadas, de nuestros incómodos vecinos rifeños. Obviamente la parte que quedo fortificada, es la correspondiente al núcleo urbano, habitado por los refugiados genoveses, que como buenos emigrantes, malvivían en aquel allá de la pesca...
Sus calles, son mas bien estrechas, pero acogedoras, al igual que las gentes de la isla...
Su suelo, en especial, el que se halla cerca de las murallas, mantiene la textura, de la edad de oro, de la arquitectura militar española...
Paseando por ellas, a parte de disfrutar de su brisa eterna, llama la atención. el ver algunas viviendas con los colores azul y blanco, símbolo de que en aquellos hogares viven o han vivido, pescadores...
Las referencias a esta actividad, las podemos ver, en forma de aperos...
...incluida algún ancla olvidada...
...y ya mas a lo siglo XXI, como graffitis...
Esta es una vista de la iglesia, protegida, por la muralla antes citada, pues al igual que a los mahometanos, les altera, que nos mofemos de su Dios, a nosotros, nos mosquea y mucho , que le peguen fuego a la iglesia con cura y fieles dentro...
Saliendo ya del casco urbano, propiamente, podemos ver sus playas de piedras, de aguas trasparentes y limpias, aptas para un tranquilo baño y para la practica del buceo...
Y es que, en los últimos tiempos, los pocos pobladores de la isla, a parte de vivir de la pesca, complementan sus ingresos, con sus actividades turisticas. Es curioso también, el ver que aves como las gaviotas, están acostumbradas a la presencia humana y posan para el fotógrafo, como agraciadas modelos...
La tasa de gatos "huevones", o sea que pasan de todo, es la mas alta que he visto reunida nunca: estos compañeros de viaje, se dejan "retratar" sin inmutarse ni salir corriendo...
Ya saliendo hacia la parte este de la isla, llegamos a la parte mas deshabitada de la misma. Entre un bosque de higos chunbos, veremos la torre de San José. Este edificio, predecesor del estilo brutalistico de la rusia de Stalin, se uso como guarnición y como prisión estatal, alla por el siglo XIX...
Afortunadamente, el faro es mucho mas bonito. Aún funciona y en tiempos fue escuela de fareros...
La punta este de la isla ofrece este espectacular paisaje, vespertino...
Comparable, a estos atardeceres mágicos, con el faro de compañero del astro rey...
Aunque si mágicos son los atardeceres, el amanecer es épico. Vale la pena madrugar para saludar a este sol...
Y después, siguiendo la linea de la costa, ver como los alrededores de la misma, son iluminados por el dorado de la luz del final del verano mediterraneo...
Por cierto, que estas islas, son reserva natural tanto de aves como de plantas y son vistadas, habitualmente, por biologos e investigadores. Finalizando el recorrido, ya en el lado oeste, la luz del sol, baja aún por la temprana hora, calienta tibiamente a las aves e ilumina con ese dorado mágico, las rocas de la isla:
Es hora de cojer el catamaran, que me llevara a Santa Pola, de regreso...Me han hablado muy bien de la luz otoñal de Tabarca y ademas, como buen fotografo que intento ser, me he dejado, muchas fotos por hacer, para tener razones para volver...

Angel sigue, ahí...

 He estado en Xativa. Como cada verano de Agosto desde hace 66 años se disputa en la capital de La Costera su gran premio de motociclism...