miércoles, 23 de enero de 2013

La Mobylette del abuelo.




 Estaba allí, apartada y discreta, junto a un viejo muro. Pese a su edad y a su dura existencia, tenía buen aspecto y lista para prestar un servicio mas, a su dueño.
 Me llamo la atención, pues la vieja Mobylette, un ciclomotor, de allá  por la década de los sesenta, no es que se vea ya, todos los días y también, porque me recordó  aquella lejana época, en la que muchos, agricultores, albañiles, obreros, etc. las usaban como su medio de desplazamiento habitual.
 La verdad es que aquellas máquinas, no eran nada sofisticadas, técnicamente  ni nada glamurosas estéticamente:  eran fieles herramientas, útiles y siempre listas para prestar duro servicio, sin ninguna queja, en forma de avería  Y es que, aquellas robustas bicicletas con motor, estaban fabricadas a imagen y semejanza, de sus dueños, que eran nuestros abuelos y padres. Gente, que estaba centrada, nada mas y nada menos, que en sacar adelante a sus familias, con pocas distracciones, mucho ahorro y muchísimo trabajo y esfuerzo. Gente que exijia muy poco, que iba sin prisas, pero sin pausas y que trabajaban, todas las horas necesarias y con muy pocas distracciones, para sacar a los suyos adelante.
 Parece ser, que en los tiempos que vivimos, nos llevan, otra vez a esas actitudes...pero tampoco es cuestión, de tirar por tierra, los avances socio laborales, conseguidos. Un poco de sentido común, solidaridad autentica, un uso racional de las nuevas tecnologías y mucho esfuerzo, puede devolvernos a todos el bienestar, sin llegar ha tener que hacer, los enormes sacrificios, que tuvieron que hacer, nuestros mayores.
 Como tampoco, tenemos que olvidar el enorme esfuerzo que estas mismas personas hicieron, para dejarnos un mundo mejor. Vaya esta foto y esta humilde reflexión, como homenaje, a nuestros ancestros, que con mucho esfuerzo y tesón, llevaron, pese a sus gobernantes, este país adelante, a lomos de sus utilitarios y Mobylettes.

70 anni...

Existen los Ferrari y el resto de automóviles. Los Ferrari son leyenda viva. No hay nada que se compare a esta obra de arte sobre ruedas...