sábado, 23 de abril de 2016

Recuerdos: Yellow submarine, The Beatles y el olor a "socarrim"....



 Corría el año 1967 y yo tenia 6 añitos. Como todos los Sábados, me encontraba en casa de mis abuelos Pepe y Pepa, en la valenciana y céntrica calle Cervantes. Como todas las tardes de Sábado, mi Abuelo, se ponía su traje mas elegante, le decía a mi Abuela, que me repasara, para salir a pasear con el a la altura de su elegancia y salíamos a dar un paseo, donde me hablaba de maquinas, libros y sus aventuras.
 Aquella tarde, intuía que iba a ser algo extraordinaria, pues había escuchado que querían comprar un tocadiscos, pues la vieja gramola no daba mas de si. Así que bien acicalados y perfumados, nos dirigimos a una tienda histórica y muy reputada en Valencia, sita en la calle San Vicente y de nombre Viuda de Miguel Roca.
 En aquel establecimiento, el cliente, era tratado como a un Señor/a cliente/a y no como a un puto consumidor, que es lo que nos consideran hoy en día. Y de esa forma, un amabilisimo vendedor le mostró a mi Abuelo, los diferentes modelos que allí se exponían. Finalmente, Don José, que así se llamaba mi Abuelo y de esa guisa  le trataba el vendedor, se decidió a adquirir un tocadiscos stereo de la marca Kolster y para mas inri automático. Lo pago a tocateja (en aquel allá, la única tarjeta que existía era la de visita...) y al cabo de un rato un aprendiz (figura clave, en cualquier empresa, vivero de gente fiel y preparada, para rendir en la misma durante años y que hoy en día en este mundo zafio y mediocre a desaparecido), apareció con el artefacto en cuestión, presto para acompañarnos a casa. 
 Al salir el vendedor que tan amablemente, nos había atendido, se acerco a mi abuelo y la conversación que se establecio, fue mas o menos así:


- Don José, puesto que nos ha pagado Usted al contado y nos gusta cuidar a nuestros clientes, le ruego acepte esta atención.
 El empleado le entrego a mi Abuelo, un single de 45 rpm, con una especie de caricaturas impresas, que sin mas observo y acepto.
-Muchas gracias, caballero. Sabia de la buena fama de este establecimiento y con su amabilidad, me la ha hecho confirmar con creces.
-Quedamos a su disposición, para aclarar cualquier duda.

 Tras abrirnos la puerta allá marchamos los tres, con el bulto a cuestas del aprendiz, camino de casa.
Un vez allí y tras leer el yayo, con atención el manual de instrucciones (cosa que hago siempre, ante un producto nuevo , costumbre que se la debo a el..). puso en el mismo el single, que nos habían regalado y empezó a sonar...Comparado con la vieja gramola, aquello sonaba a gloria...Pero tras hacer sonar el disco unas cuantas veces, note que a   Don José, había algo que no le gustaba:
- Pepito (en mi familia siempre sere Pepito,,), vamos a la tienda, a que nos cambien el disco o a comprar otro. 
- ¿Por que abuelito,? Si se oye muy fuerte y muy bien.
- Porque este disco es de melenudos y yo solo entiendo que dicen, "fa olor a socarrim" (Hace olor a requemado, traducido del Valenciano...)

 Total que nos fuimos a la tienda, mi Abuelo expuso el caso y dijo que si tenia que abonarlo, no habia ningún problema, siempre que entendiera lo que decían los melenudos aquellos. Al cabo de un rato, aquel buen empleado, salio con otro disco, que lo cambio sin consentir que mi Abuelo se lo abonara, con una escena tan tipicamente española, que es la de que uno tira de billetera y el otro impide a toda costa que salgan los billetes, pues o no quiere cobrar o quiere pagar el...
 Una vez en casa, el disco volvió a sonar en el estereo ....



 Aquella noche, como todas las de aquellas maravillosas noches de Sábado en aquella enorme casa,
la fiesta que se monto, escuchando esta canción y las que aun emanaban de aquellos viejos 78rpm de pasta y música rancia, con mi Padre, mi Madre y mis Abuelos, junto a mi hermano, dandolo todo y mas, hasta altas horas de la madrugada, es de esas cosas, que cuando uno esta de bajón y se acuerda, le levantan la moral.
 Y todo, por confundir "we all live in a yellow submarine", con "aço fa olor a socarrim..."

viernes, 15 de abril de 2016

Y de los refugiados sirios ¿que?

"Una tempestad me amenaza
a mi vida hoy
si no consigo algún refugio
oh si, me desintegrare"


Que cosas, en el momento, que los que mandan en la Unión europea (es un decir...), se desentienden de los pobres sirios, que buscan refugio, en Europa, con una decisión abyecta y casi criminal, 
tenemos atentados terroristas, papeles en Panamá, corrupción y vientos de nueva recesión. Y de los refugiados, pobre gente, ya ni se habla...Bueno el Papa va a dar unas bendiciones y ya esta. Y por cierto se ha anunciado de tapadillo. ¿Sera casualidad?. Me temo que no: ya hace tiempo que deje de creer en casualidades y
cada día creo mas, en que este tinglado lo manejan a su antojo uno o una manada de hijos de puta, a los que mientras les dejemos hacer, tendremos bien merecido, aquello que nos pase. Yo no me olvido de los que piden refugio ¿y vosotros?






miércoles, 13 de abril de 2016

¡BASTA YA! (De una puta vez...)

Visto lo visto, copio y pego en mi modesto blog, este texto, copiado de otro blog y que si el autor, que no recuerdo su nombre, lo ve y le molesta, que me avise y lo retiro de inmediato; Lo he modificado un poco, para que nadie se ofenda: 

Nuestro país, España., hiede. Apesta.

No tenéis coraje. Y por eso tenemos los dirigentes que tenemos...

No tenéis valor, y por eso nos roban, nos engañan y nos patean.

No tenéis honor, por eso os da miedo reaccionar; por eso no os significáis. Por eso agacháis la testuz.

No tenéis nada. Y ni siquiera tenéis ahora una casa segura; ni un trabajo seguro. Ni alimento seguro.

Panda de hijos de puta -me incluyo, pues así apellido a TODO español vivo- ¿Que tenéis entonces? ¿Que tenemos?

Y más importante aún: ¿Que tenemos que perder, si ya lo perdimos todo, cabrones?

Sin tierra, sin cultura, sin valor y sin honor;

Sin sueños, sin educación, sin modales y

sin moral;

Sin trabajo, sin dinero, sin orgullo y sin sangre.

Eso, y no más es el español de hoy. ¿No habrá nadie, voto a Dios, capaz de levantarse?

¿No habrá nadie, voto a Cristo, capaz de decir hasta aquí y no más allá?

¿No habrá nadie, por el Misterio, con pelotas para agarrar al Destino del cuello y domarlo?

¿Es que no habrá nadie?

Pues eso, o nos movilizamos y tiramos a  toda la manada de hijos de puta, que nos saquean, o nos vamos de cabeza mas a la mierda de lo que estamos. Y lo de las urnas, no funciona...



domingo, 10 de abril de 2016

La revolución tecnológica y lo que a traído...



Una vez mas, la cosa se ha ido de madre. Igual que los átomos, son fuente de energía ilimitada o cura para enfermedades, el genero humano, también los ha sabido usar para destruir. Y algo así ha sucedido con todo lo que ataña a las nuevas tecnologías informáticas y digitales.
 Esa cabra, nos la vendieron, como un avance, en cuanto, a comunicación, facilidad de trabajo, ayuda a difundir la cultura y una vez mas, yo el primero, nos lo creímos.
 ¿Para que a valido en realidad?. Vamos a ver, unos ejemplos:

Antes en las empresas, existía un figura, que era el adminitrativ@. He llegado a conocer empresas donde habían 14 empleados dedicados a estos menesteres. Gente que cobraba su salario y vivía.
. Con las nuevas aplicaciones ofimáticas, con un pasante y unas pocas horas a la semana, sobran. El resto a la calle...
 En las gasolineras, llegabas y un amable empleado, te llenaba el deposito, te limpiaba el parabrisas y los mas amables te hinchaban los neumáticos si consideraba que estaban flojos. Te cobraba el cajero y seguías. Y como no, esos empleados cobraban un sueldo y vivían.
 Ahora no: ahora te sirves tu el combustible, en la mayoría de gasolineras y luego pasas por caja y te cobran...y aunque ahora lo han prohibido, a veces ni eso; pagas en una suerte de cajero. Los que se empleaban en la gasolinera: a la puta calle.
 Hablando de bancos y cajeros, hace años, en los bancos cuando querías sacar algún dinero, ibas con tu cartilla, a tu oficina y en los mostradores, habían unos señores, que a cambio de ganarse un sueldo, te daban los buenos días, te facilitaban la gestión y se ganaban su sueldo...
 Ahora, gracias a la tecnología, se hace a través de la web o en el cajero automático. El Señor cajero a la puta calle.
 En los centros comerciales, que cada vez se parecen mas al que refleja Saramago, en su obra La caverna, se experimenta con maquinas, que leyendo el codigo de barras de nuestros articulos, nos dan el importe total de la misma, que pagaremos con nuestra tarjeta de credito. ¿las/los cajeros?....sin problemas: a la puta calle.
 Por no hablar de los pequeños comercios, los pocos que quedan, que en su quehacer diario, han encontrado una durisima y desigual competencia con el comercio on line.
 Dicen, que hasta los repartos de estos productos que compramos on line, los van ha hacer drones...es decir, que los repartidores a la puta rue, tambiem y así.
 La fotografía, en modo profesional, desaparecida. El comercio musical, aniquilado, con todos los puestos de trabajo perdido que supone. Parece que solo los libros en papel aguantan el embate...¿durante cuanto tiempo?.
 El tema se ha pasado de frenada. Y el en vez de hacer del uso sostenible de la tecnologia, para beneficio de las personas, se esta utilizando, para beneficio de los malnacidos negreros del siglo XXI.
 Como nos engañan...¿que sera lo próximo?. Quizas alguna APP, que nos alimente gratis. Habra que hacer la revolución otra vez...pero mejor que la haga otro ¿no?. Mientras tanto cuando acabe de escribir estas lineas, leere la prensa on line y lamentare el cierre del quiosco de la esquina, de siempre.
 Cosas de los tiempos...mierda de tiempos.





sábado, 2 de abril de 2016

Recuerdos: Feel; Robbie Williams, Otoño 2002



Otro otoño, que no fue, como otro mas...
Días de ilusión, de miedo...
Y de amar a toda costa...
Y de no perder...
Lo que mas amaba...
Lo único...
Y a los únicos...
Que me atan a mi existencia...
Era feliz viéndolos reír a todos...
Aunque fuera un rato...
Fue difícil...
No salio bien...
Y el recuerdo...
Aun me duele...

El dia despues (Oye Patria mi aflicción...)

Oigo, patria, tu aflicción, y escucho el triste concierto que forman, tocando a muerto, la campana y el cañón; sobre tu invicto p...