domingo, 13 de noviembre de 2016

La hora final.



"Desde la playa, la niña, estrechando la mano de su padre,
observa las nubes fúnebres que bajan dispuestas a devorarlo todo
y en silencio llora..."




 Acabo de leer "La hora final", obra del escritor anglo - australiano Nevil Shute y cuyo nombre original es On the beach, tomado este, del poema de Walt Whitman, On the beach tonight, del cual reproduzco un fragmento traducido del mismo en el encabezado de esta entrada. 
 La obra esta escrita en 1957 durante la guerra fría y narra en clave de ciencia ficción las vicisitudes de los supervivientes de la guerra nuclear que ha asolado el planeta y que viven en Australia, concretamente en Melborurne. 
 La guerra nuclear ha aniquilado todo el hemisferio norte y a su vez la radiactividad va avanzando inexorablemente por todo el resto del mundo de forma que la novela cuenta las diferentes actitudes de los supervivientes ante el conocimiento de una muerte anunciada y sin remedio.
 La novela retrata perfectamente la psicologia de los personajes y es en si misma un alegato pacifista propio de la época y vigente en la actualidad.
 Este relato, tal y como dijo el propio autor al contrario de en otras obras de ciencia ficción, no deja ningún resquicio a la esperanza y es tremendamente realista en cuanto a lo que podría suceder ante un holocausto nuclear.
 De la novela se realizo una película del mismo titulo (tanto el que se dio en España, como el original) protagonizada por Gregory Peck, una colosal y a la vez otoñal Ava Gardner, Anthony Perkins y un sorprendente por su papel Fred Astaire. La película la dirigió Stanley Kramer y aunque el film es muy digno y esta muy bien interpretado, respecto a la novela, esta muy edulcolarada si es que el fin del mundo se puede endulzar.
 Novela muy recomendable, engancha, aunque el tema no resulte alegre y la sombra de la muerte este siempre presente a lo largo de la trama. Escrita en los 50 es de plena actualidad. 
 Inevitable no poder preguntarnos: ¿que haríamos si supiéramos que nos quedan inexorablemente medio año de vida?...yo ya lo se, pero me lo voy a reservar...

miércoles, 9 de noviembre de 2016

¿Que es lo que esta pasando?

Vaya por delante que ya uno entra en una edad en la que como me decía un buen amigo mio, el mundo te va arrinconando. Cierto: es ley de vida.
 Pero desde mi rincón veo que vivimos en una sociedad que como conjunto es zafia, vulgar y mediocre. Cierto, hay excepciones, muchas, muchísimas. Pero las acciones individuales y los comportamientos colectivos hacen de esta nuestra sociedad zafia, vulgar, mediocre e insolidaria por mucho que demos alguna que otra limosna en Navidad y algun duro a la ONG del barrio.
 Conceptos tales como Patria, Honor, Cultura de Esfuerzo, Equidad suenan a chino. O mejor dicho lo que es peor: no se ponen en practica.
 Como estaremos todos de acuerdo los políticos, los lideres que teóricamente han de velar por el bien común de sus gobernados, emanan del pueblo. Y como he dicho el pueblo es zafio, vulgar etc. Y hay que elegir entre unos dirigentes malos. Que solo dicen lo que el pueblo, le gusta oir. Y si hay "sangre" mejor. Insultos, descalificaciones, tu mas...Eso si : dominio de Twitter total. Bailar en la tele y en época de elecciones ir al mercado. De hablar claro y exponer posibles soluciones nada de nada. El pueblo soberano que como la mayoría es en conjunto como lo he calificado antes y encima le han dicho que no votar es pecado, van y votan al primer inútil, ladrón, payaso o psicópata con labia.
 De ahí que Putin mande en Rusia, el inepto de Hollande en Francia, el pintoresco Rajoy jefe de una banda de ladrones aquí, Merkel psicopata nacida en la republica democratica alemana en Alemania o el bufón de Matteo Renzi en Italia, el incalificable Tchipras en Grecia ...y ahora Trump en USA. Soluciones no hay, no las veo. Las alternativas que hay son iguales o peores. ¿Que pasara? Pues ni lo se, ni me importa demasiado. En la historia siempre hay una calamidad u otra cada tiempo que limpia el bosque de maleza. Espero que  no lo vea yo. Aunque con una sociedad occidental que mas que empobrecida esta imbecilizada por el consumismo y quiere gastar lo que no tiene y acojonada por si los desgraciados del tercer mundo vienen a robarles su pobreza, creo que mas antes que después estallara todo. Mientras tanto desde mi modesto rincón seguiré diciendo, aun a riesgo de equivocarme lo que pienso. Y bueno, yo también tengo mis vulgaridades, mis zafiedades y en alguna cuestiones soy algo peor que mediocre: pero aún escribo Patria, Honor, Bandera, Trabajo y Familia con mayúsculas...y no voto a nadie porque no me gusta nada la calaña de gente que quiere arreglar un mundo que no tiene solución.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Falcó




 Esperaba con interés esta novela de Don Arturo Perez - Reverte, mas por el personaje en si, por las ganas que tenia que alguna novela del autor se situara históricamente en esa catástrofe nacional llamada guerra civil y la cual aún no la hemos superado.
 Admiro a Don Arturo, mas por su condición de novelista (que también...) por su perspectiva histórica ajena a tendencias, colores y demás. Y para contar lo acontecido en nuestra maldita guerra civil hace falta un narrador de esa condición: con desapasionamiento, rigor histórico y llamando a las cosas por su nombre.
 El personaje, una especie de 007 a la española y de los años 30, está dotado de una personalidad amoral, fría y sin condicionante político que a medida que transcurre la trama, parece que nos cuente sin apasionamiento lo sucedido en aquella tragedia. 
 La novela engancha desde el principio y se lee fácil. El final da pie a que como ha confirmado Don Arturo, tenga continuidad. 
 Sea porque este personaje me es mas cercano en el tiempo, me atrae mas que Alatriste...aunque diré que en  El sol de Breda, segunda entrega (creo) de la saga me hizo llorar de emoción con la narración de como los Tercios Viejos de Infantería, defendieron su Bandera y su vida con tanto arrojo y desesperación en Tellerden (Holanda), que una derrota cantada, la transformaron en una victoria gloriosa, ante ingleses y holandeses.
 Falcó, no me ha hecho llorar: me he divertido mucho leyendo como las gasta Lorenzo entre tanto borrego. Y me ha hecho una vez mas avergonzarme de una catástrofe no superada y de la puerca condición humana.



El dia despues (Oye Patria mi aflicción...)

Oigo, patria, tu aflicción, y escucho el triste concierto que forman, tocando a muerto, la campana y el cañón; sobre tu invicto p...