domingo, 13 de noviembre de 2016

La hora final.



"Desde la playa, la niña, estrechando la mano de su padre,
observa las nubes fúnebres que bajan dispuestas a devorarlo todo
y en silencio llora..."




 Acabo de leer "La hora final", obra del escritor anglo - australiano Nevil Shute y cuyo nombre original es On the beach, tomado este, del poema de Walt Whitman, On the beach tonight, del cual reproduzco un fragmento traducido del mismo en el encabezado de esta entrada. 
 La obra esta escrita en 1957 durante la guerra fría y narra en clave de ciencia ficción las vicisitudes de los supervivientes de la guerra nuclear que ha asolado el planeta y que viven en Australia, concretamente en Melborurne. 
 La guerra nuclear ha aniquilado todo el hemisferio norte y a su vez la radiactividad va avanzando inexorablemente por todo el resto del mundo de forma que la novela cuenta las diferentes actitudes de los supervivientes ante el conocimiento de una muerte anunciada y sin remedio.
 La novela retrata perfectamente la psicologia de los personajes y es en si misma un alegato pacifista propio de la época y vigente en la actualidad.
 Este relato, tal y como dijo el propio autor al contrario de en otras obras de ciencia ficción, no deja ningún resquicio a la esperanza y es tremendamente realista en cuanto a lo que podría suceder ante un holocausto nuclear.
 De la novela se realizo una película del mismo titulo (tanto el que se dio en España, como el original) protagonizada por Gregory Peck, una colosal y a la vez otoñal Ava Gardner, Anthony Perkins y un sorprendente por su papel Fred Astaire. La película la dirigió Stanley Kramer y aunque el film es muy digno y esta muy bien interpretado, respecto a la novela, esta muy edulcolarada si es que el fin del mundo se puede endulzar.
 Novela muy recomendable, engancha, aunque el tema no resulte alegre y la sombra de la muerte este siempre presente a lo largo de la trama. Escrita en los 50 es de plena actualidad. 
 Inevitable no poder preguntarnos: ¿que haríamos si supiéramos que nos quedan inexorablemente medio año de vida?...yo ya lo se, pero me lo voy a reservar...

No hay comentarios:

Fotografiando con el pasado....

Como tantos otros de mi generación, me inicie en la fotografia con una cámara analogica. Luego me sedujo lo digital y hasta hoy. No obs...