sábado, 3 de junio de 2017

Y se fue....



 Y se fue. El universo, el entorno, donde crecí y madure. Se fue. Casi sin darme cuenta, paso como el viento cálido de verano...Este universo, este mundo es otro que no es el mio. Y como extranjero en Europa, no me quiere. 
 Veo algún vestigio residual de aquella época. Mas todo lo que conservo, moral y material en ese pequeño rincón de mi existencia anímica y física.. Menos mal, que me aferro a esos clavos ardiendo, porque me da que si no fuera por ello, nada ya, pintaría en este mundo, ajeno al mio.



No hay comentarios:

Los surcos de la siembra.

Al igual que el rio de la vida deja surcos en nuestra alma, el paso de las estaciones los deja sobre los campos de arroz de la albufera ...