sábado, 8 de septiembre de 2018

Fotografiando con el pasado....



Como tantos otros de mi generación, me inicie en la fotografia con una cámara analogica. Luego me sedujo lo digital y hasta hoy. No obstante de muy tarde en tarde, desempolvo alguna de mis queridas y venerables SLR y hago alguna serie con carrete. De muy tarde en tarde, pues cada vez revelar una foto analogica es mas complicado. Y eso que lo analogico en la fotografia, como el vinilo en la música, vuelve, aunque mas tímidamente lo primero que lo último.
 Lo que si suelo hacer mas a menudo es fotografiar con objetivos clásicos, acoplados mediante adaptador a mi querida Dslr. Hoy os voy ha hablar de uno de mis favoritos, el Zuiko OM 50 f:1,4 que es el que ilustra esta entrada.
 ¿Por que me gusta este tipo de lentes?. Pues me gusta, porque disfruto mucho pensando y estudiando la fotografía. Con los modernos objetivos actuales en colaboración con los cuerpos de hoy en día, se hacen tomas con mucha agilidad y nitidez, obviamente. Pero quiza por que mi formación, en materia fotografica es analogica, quizas porque odio la dictadura tecnológica que imponen hoy en día las corporaciones industriales o porque odio las prisas, disfruto mucho midiendo la luz, enfocando a mano, rectificando la apertura, pensando el encuadre...o sea alargando el placer que me proporciona la toma de una imagen.
 Es decir, aquí no hay automatismo. Menos la medición de la luz, el resto es manual.
 ¿Que resultados se obtienen?. Para empezar y en el caso que nos ocupa unos desenfoques de lo mas elegante: por la apertura que permite esta lente y por su longitud focal, pues aunque es de 50mm, aplicando el factor de corrección del sensor de la camera es de 100mm...es decir: un tele medio muy luminoso.
Un par de ejemplos de desenfoque...




No solo de desenfoque vive el fotógrafo: otros ejemplos de fotografía callejera hecha despacito y sin miedo como decían mis mayores...y con una sensación de dibujar a mano con la luz, sin igual:




En mi opinión los resultados, con un objetivo de los años 80, son muy dignos y una forma, digamos de protesta, contra esta agobiante carrera tecnológica, donde nos hacen creer que cualquier novedad de hoy, se queda obsoleta a la media hora de su lanzamiento. Y es que aunque plenamente seducido e integrado en la era digital, lo clásico u obsoleto, siempre que de placer de uso a su usuario, nunca debería de desaparecer...Como la emulsión Kodachcrome, por ejemplo...

No hay comentarios:

Fotografiando con el pasado....

Como tantos otros de mi generación, me inicie en la fotografia con una cámara analogica. Luego me sedujo lo digital y hasta hoy. No obs...