martes, 30 de octubre de 2018

Todos los Santos.



Uno a partir de cierta edad empieza a sentir que este mundo ya no es el suyo. Y se aferra a sus tradiciones y recuerdos. Es por eso que cuando llegan estas fechas, yo paso de Halloween y recuerdo a los que ya no tengo al lado, en este mundo. Aclaro que no celebro nada, pues nada tengo que celebrar porque mis seres queridos no estén. Es una forma como otra de pasar la noche de difuntos. Esta noche me acordare de todos los que ya se han ido, no se muy bien a donde: a un sitio mucho mejor que este o a tirarse un largo y reparador sueño. Pero seguro que estarán en buen lugar, pues son buena gente. Me acordare de mis abuelos, de mi tio, de mi Padre, de todas las buenas gentes que se fueron...y este año especialmente de Maria...Así, que pondré alguna música suave. Quizás a Bach... Y leere a Bécquer.
 Siguiendo las instrucciones de mi Abuelo Pepe, mientras me tomo un huesecillo de todos los santos, tendré otros dos, uno en cada mano. Y les recordare a todos: lo que me aportaron, lo que compartí con todos, lo que me quedo por decirles a mas de uno y los que los quiero a todos. Levantare mi copa por todos. Y me recordare que en esta vida todo es fugaz y efímero. Y que todo pasa y nada nos llevamos. Y que lo importante, perdón, lo único importante es vivir en paz con uno mismo y el resto.
 Porque lo único cierto en la vida es que nacemos y morimos...Y aquellos que se van, como las golondrinas de Bécquer, no volveran jamas.

No hay comentarios:

Todos los Santos.

Uno a partir de cierta edad empieza a sentir que este mundo ya no es el suyo. Y se aferra a sus tradiciones y recuerdos. Es por eso que ...