jueves, 11 de abril de 2019

Desmemoria


Se llamaba Valentin Gonzalez Ramirez, trabajaba junto a su Padre, en la colla del mercado de Abastos de Valencia. Un 30 de Junio de 1979, cansados de que el estado, la autonomía o el golfo que fuera les pagara a la española, esto es, no como es justo, sino cuando es gusto se declararon en huelga.
 En el año 1979, ya teníamos constitución y hasta democracia; pero se conoce que la policía nacional, no se entero y literalmente masacraron a los trabajadores que pacíficamente y en esta ocasión recalco PACÍFICAMENTE, se manifestaban. Cuando Vicente intento evitar que su Padre fuera masacrado, una bala de goma, disparada por un policía a quemarropa, literalmente le revento el corazón y Vicente González Ramírez de 20 años, aficionado a la música, la fotografía y los pajarillos murió en el acto.
 Al día siguiente hubo huelga general, manifestación y actos diversos.
 No dimitio nadie. Dicen que al asesino le multaron con 1300 pesetas y lo enviaron a Euskadi. Luego el olvido.
 Solo queda una placa en el mercado de Abastos y la silueta blanca, en el lugar donde murió Vicente, para recordar el hecho. Por el citado lugar pasan todos los días gentes que pisan la sombra del pobre muchacho, sin enterarse de lo ocurrido o pensando que es una obra de arte moderno o similar.
 Como yo de esta historia me entere el pasado fin de semana y aun me queda algo de vergüenza, lo cuento en este blog , para que si alguien lo lee,al menos no olvidemos al bueno de Vicente, que por cubrir a su Padre y cobrar su salario, murió y cayo en el olvido. Y ya que han entrado en campaña, no olvidemos, quien manda, ha mandado y mandara, salvo que el pueblo lo evite. Aunque dado que en España, reina la fe del converso y el olvido, todo seguirá igual...







No hay comentarios:

Mercado de Jerusalem.

He vuelto al mercado. Y por un momento he regresado a una infancia muy lejana. De cuando alguna mañana y tras el preceptivo desayuno, pe...